PATATAS BRAVAS

TAPAS: PATATAS BRAVAS.

Lo “aperitivo” es deuda… Vamos a ver un clásico de casi la totalidad de bares y tascas: las patatas bravas.

Para preparar las patatas podemos elegir entre dos opciones: si son pocas las que vamos a hacer, podemos simplemente pelarlas, hacerlas trozos grandes desgajando, sin cortar del todo con el cuchillo y luego freír (ya saladas al gusto), a fuego lento en abundante aceite, hasta que queden tiernas por dentro. Poco antes de servir, y si tenemos tiempo, podemos darle “un dorado” a las patatas calentando previamente bien el aceite  y pasándolas rápido por la sartén.

Si son muchos los que se han apuntado al aperitivo podemos usar la técnica que generalmente usan los bares donde sirven habitualmente patatas bravas. Ellos tienen precocida la patata y en el momento de solicitar la ración, las pasan por la freidora.

Podemos por tanto cocer las patatas con o sin piel enteras en olla rápida. Diez minutos a lo sumo. Pelamos (si no lo habíamos hecho antes), troceamos, salamos y freímos en abundante aceite para que se doren.

La salsa. Esa es la cuestión… Hay 10.000 maneras de hacerla, incluso hay algún bar que se ha hecho famoso por las patatas bravas que ha patentado su salsa.

Yo os explico la siguiente que no me resulta mal: en unas tres o cuatro cucharadas de aceite sofreímos una cebolla pequeña y un diente de ajo partido en trozos grandes. Cuando esté un poco hecho, le añadimos una cucharadita de pimentón picante de buena calidad. Esto es muy importante para el éxito de la salsa brava. Mejor si es ahumado, tipo de La Vera, como ya comentamos en otra entrada.

Si solo tenemos pimentón dulce, el toque picante se lo podemos dar con cayena o guindilla molida.

Damos dos vueltas al pimentón, que no se queme, y enseguida añadimos dos cucharaditas de postre bien colmadas de harina y removemos también para que se sofría un poco. Añadimos a continuación dos o tres cucharadas soperas de tomate de bote triturado o salsa de tomate. Enseguida la harina tenderá a espesar la mezcla, así que no dejaremos de remover, y posteriormente agregamos un vaso grande de agua y salamos.

Echamos la salsa en un vaso de batidora y trituramos bien todo.

Cuando vayamos a servir, las patatas deben de acabar de salir del último calentón del aceite y la salsa brava por encima, bien calentita.

Solo recordaros que lo del nombre de  patatas bravas es por algo… No seáis timoratos con el picante. Si a alguien no le gusta el picante, hacerle otro aperitivo, y punto… En otro artículo os explicaré como hacer las patatas ali-oli o “con pomada”. Además el picante tiene propiedades curativas, antioxidantes y depurativas de las que os hablaré en otra ocasión.
  
Que tengáis éxito.


1 comentario:

  1. MUCHAS GRACIAS!!! HA SIDO TODO UN ÉXITO

    ResponderEliminar

Te ruego, querido lector, corrección en tus comentarios. Muchas gracias.