PAN CASERO


… de disfrutar haciendo cosas sencillas.

PAN CASERO

Pan casero
Creo que nadie puede decir que le gusta cocinar si nunca ha intentado o ha hecho su propio pan.

Se que con las prisas del ir y venir, con lo fácil que es echar mano del que hay en las estanterías de los supermercados o de la panadería que se encuentra más o menos cerca, no suele ser una opción, pero…

Imaginaos uno de esos días en los que no apetece salir de casa, pero tampoco estarse parado, quizás un día de otoño, o de invierno… o simplemente un día que nos encontramos hogareños… Qué bueno decir: voy a hacer pan casero!!!

Es tan sencillo… pero tan reconfortante. Pero advierto: hay que mancharse las manos! No valen aparatos en este caso. Tenemos que imprimirle a la masa nuestra buena energía, hacerlo con cariño, para nosotros y los nuestros.

Empezamos por entibiar unos 400 cl. de agua en los que disolvemos dos cucharadas soperas de azúcar. Mezclamos ahí con los dedos unos 30 - 40 gr. de levadura fresca que es fácil encontrar en supermercados y panaderías. El agua debe estar, como digo, solo entibiada, a la temperatura de la mano o poco más; si no, estropearemos la levadura.

La dejaremos en el recipiente donde vamos a amasar durante una media hora a ser posible tapada, en zona templada, sin corrientes de aire que la enfríe. Durante este tiempo se desarrollará la levadura alimentada por los azucares y hará que el pan leve mejor.

Mientras podemos ir preparando otros ingredientes y disfrutar de un primer café.
  
Pasado este tiempo, en el que posiblemente la mezcla haya adquirido un aspecto espumoso, empezaremos a irle añadiendo los aproximadamente 900 gr. de harina de fuerza o de 000 (tres ceros) que vamos a utilizar; pero no todo de golpe. Podemos empezar por la mitad, y ahí añadimos una o dos cucharadas de aceite y una cucharadita de postre bien colmada de sal. Y ya os he dicho todos los ingredientes…

Lo vamos mezclando todo bien. Primero estará la masa muy pegajosa, pero a medida que le vamos añadiendo la harina resultará más fácil el trabajarla. Cuando le hayamos añadido toda la harina, podemos sacar la masa del recipiente en el que empezamos y seguir amasando en una mesa o tabla de cocina (sin dibujo). No nos importe, si lo vemos necesario, espolvorear un poco de harina de vez en cuando sobre la masa para facilitarnos el amasado.

Tenemos que disfrutar con esto… Aquí es donde le estamos transmitiendo a la masa esa energía de la que os hablaba antes.

Cuando veamos que tiene una consistencia elástica, que está ya bien trabajada (no hay tiempo, no hay prisa…) entonces le daremos la forma que nosotros queramos: de pan redondo, más alargado, etc., colocándola sobre la bandeja del horno. Aquí también le podemos hacer algún dibujo con un cuchillo bien afilado pero sin profundizar mucho, apenas cortando la superficie.

Metemos el pan en la parte media del horno y lo encendemos a unos 70º C para que leve o suba durante unas dos horas. Y un pequeño truco… en la parte baja del horno pondremos un cazo con un par de dedos de agua para que le de humedad a la masa. Así evitamos que se reseque la superficie y haga una costra que impida que suba.

Mientras, nos preparamos un segundo café, leemos un poco o podemos escuchar algo de música:



L.V. Beethoven - Sinfonía 7 en La mayor, Op. 92 II.- Allegreto

Al cabo de esas 2 horas presentará un aspecto más o menos como este:

Pan leudado

Entonces sacamos el cazo y pasamos a la fase de horneado del pan, a 175º durante unos tres cuartos de hora o una hora. Aquí también habrá que ir viendo (sin abrir el horno), pues dependerá de algunos factores como el tipo de horno, si es de gas o eléctrico,…

Pan casero ya listo

Os aseguro que es un pequeño esfuerzo con grandes recompensas. El olor a pan recién hecho por toda la casa, la satisfacción de hacer algo tan básico, tan necesario. Os animo. Me lo agradeceréis…

Que seáis dichosos.

4 comentarios:

  1. Que pinta mas buena tiene el pan! me recuerda mucho al tipico pan de pueblo hecho con leña, con un poco de tomate y aceite...listo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga. Si lo haces, prueba luego a tostarlo y ¿qué mejor desayuno? Casi todo el mundo le pone aceite y tomate pero ¿has probado a untarte mayonesa casera en la tostada?.
      Luego me cuentas.
      Gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. Hola, siguiendo vuestra receta me ha salido buenisimo y con muy buena pinta!! pero un pequeño fallo que hasta ahora no he encontrado solución.... ¿como conseguir ese redondo perfecto?? en un principio comenzó asi como vuestra foto pero al rato vino la relajación y terminó adoptando la forma del molde... ¿Puede ser por haber utilizado harina casi integral al 100% y recién molida? Gracias por si conoceis algun truco

    ResponderEliminar
  3. Hay que dejar la masa como si fuera una torta de unos 3 centímetros de alto. Por lo general, cuando los panes se vienen abajo es por exceso de líquidos; así que, o se le pone menos agua, o se le añade más harina. En cualquier caso para un pan de aspecto perfecto, siempre es mejor añadir algo de harina blanca. Gracias y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Te ruego, querido lector, corrección en tus comentarios. Muchas gracias.