QUICHÉ DE ESPINACAS Y QUESO

... de comer sano.


QUICHÉ DE ESPINACAS Y QUESO



La receta que os damos hoy es rápida de preparar. Es un plato que tiene muy buena presentación en la mesa; un toque se aire sofisticado si tienes invitados imprevistos de última hora: quiché de espinacas y queso.

Comenzaremos cortando una cebolla mediana en trocitos pequeños y lo sofreímos junto a 2 ó 3 dientes de ajos enteros. Cuando esté ya bien doradita la cebolla le añadiremos 300 gr de espinacas. Si son frescas el sabor es mucho mas intenso, pero también nos sirven las que vienen congeladas. Estas últimas las podemos poner directamente del paquete sin descongelar. Un poquito de sal al gusto y lo vamos rehogando a fuego medio durante unos 10 minutos.

Las espinacas entre otras propiedades inhibe la aparición  de tumores cancerosos, especialmente el cáncer de pulmón. También se ha demostrado que previene la aparición de enfermedades del corazón.

Por su alto contenido en agua son idóneas para dietas de adelgazamiento por ser fácilmente digeribles y ricas en fibra. Son ricas en vitaminas ( A,B C,K y E), potasio , calcio y fósforo. Por su alto contenido en zinc y en ácido fólico resultan muy adecuadas para el embarazo.

Es una planta rica en hierro, por lo que resulta muy adecuada para combatir la anemia.
Son muy adecuadas para el aparato circulatorio por su capacidad de eliminar colesterol, combatir la arteriosclerosis, disminuir la hipertensión y evitar los ataques al corazón.”


Mientras, en un bol aparte batimos 3 huevos, añadimos 100 ml. de nata líquida , 75 gr. de queso ricota o similar  en trocitos y las espinacas rehogadas sin los ajos y lo mezclamos todo bien. Importante no olvidarnos del “toque especial” que le da la nuez moscada, pudiéndole añadir una pizca a la mezcla.

La nuez moscada ha sido utilizada por la medicina China durante siglos como calmante, para bajar la presión arterial y aliviar todo tipo de trastornos digestivos. Se preparan aceites de masajes con nuez moscada para aliviar los dolores en las articulaciones y la inflamación.
La nuez moscada se utiliza normalmente como condimento. Si nos gusta la nuez moscada y se la ponemos frecuentemente a las comidas obtendremos un estímulo en el sistema cardiovascular, reforzamos la concentración, es expectorante, reduce la inflamación de las articulaciones y facilita al hígado la eliminación de toxinas.”


En un molde redondo colocamos una lámina de  masa quebrada, que podemos adquirir en cualquier supermercado (...de momento...), extendemos dentro la mezcla de forma uniforme y… al horno! Eso si, hay que calentarlo previamente unos minutos. Tendremos el quiché en el horno a 175º un cuarto de hora; transcurrido este tiempo cambiamos a  la opción de grill otros 10-15 minutos para que se dore un poco la superficie…

…y listo para comer!

El quiché de espinacas y queso se puede comer templado o a temperatura ambiente, a gusto de los comensales.

Para que no se os pegue la masa quebrada del quiché cuando se  esté cociendo en el horno,  untar la base y las paredes de la bandeja con aceite y después la enharináis bien, luego  podéis poner la masa encima y ya no se os pegará.
 
¡Importante mamás! Ideal para los más pequeños de la casa. No notarán el sabor de las espinacas. Dato a tener en cuenta.

Un saludito a todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te ruego, querido lector, corrección en tus comentarios. Muchas gracias.