LECHE DE ALMENDRAS CASERA


…de cuidar la salud.

LECHE DE ALMENDRAS CASERA.
(artículo y fotografía enviado por Nieves&Aunt, S.L.)

Leche de almendras casera

Seguramente habrá alguien más que, como yo, no nos sienta bien el tomar leche de origen animal, bien por no tolerar la lactosa o simplemente por no digerirla bien.

En mi caso recurrí a las leches vegetales, concretamente de almendras, y aunque está bastante buena de sabor, no me termina de gustar la cantidad tan exagerada de azucares que traen las ya preparadas, así que he decidido prepararla yo misma.

Y claro, primero una se dedica a buscar información. Y me sorprendí al ver lo sencilla que es la receta y el poco tiempo que se necesita; pero por encima de todo lo que mas me ha sorprendido han sido los beneficios para la salud de esta bebida vegetal (las almendras contienen una gran cantidad de calcio), que añadido al disfrute de prepararlo una misma en casa hacen que sepa deliciosamente. Probadlo.

Aquí tenéis alguno de los beneficios que nos aportan las almendras:

•        A nivel cardiovascular nos beneficia cuando tenemos demasiado colesterol o triglicéridos.
•        Para las personas intolerantes a la leche de vaca o a la lactosa, para los celiacos a quienes los lácteos a menudo tampoco va demasiado bien y, en general, para aquellos que buscan un sustituto de los lácteos.
•        En hospitales es muy útil sobre todo para los postoperatorios ya que la persona necesita alimentos que le nutran pero que sean de fácil digestión. La almendra es de los frutos secos más ricos en potasio, un ión indispensable para el organismo por su papel en el cerebro, músculo, etc. Ideal también para evitar la hiponutrición de esos enfermos ya que también es rica en fibra y remineralizante.
•        La leche de almendras al ser muy pobre en Sodio y rica en Potasio es muy adecuada para casos donde hay pérdida de Potasio: diarreas, vómitos, tratamientos con diuréticos que eliminan potasio. Y para casos donde el Sodio sea un problema: hipertensión arterial o bien en enfermedades donde se produce un aumento de líquido extracelular (edema) como cardiopatías, afecciones renales y cirrosis hepática.
•        En muchos casos de alergias alimentarias si sustituimos la leche de vaca por alguna vegetal, como la leche de almendras, hay personas que notan una gran mejoría.
•        A nivel digestivo nos es de gran ayuda en casos de dispepsias gastro-intestinales, gastritis y como regulador del peristaltismo intestinal.
•        Por su buena relación calcio /fósforo, la leche de almendras es un alimento ideal para diversos grupos de población; por un lado, durante las etapas de crecimiento y adolescencia, donde ambos nutrientes juegan un papel esencial en la formación y remodelación del hueso y por otro lado, en mujeres gestantes o durante la lactación, pues podría cubrir en parte los requerimientos minerales, y personas de edad avanzada, donde una dieta rica en calcio constituye una medida importante de prevención contra el desarrollo de la osteoporosis.
•        Tiene un alto porcentaje de fibra soluble e insoluble con lo cual: protege la pared intestinal, sobre todo a nivel del colon y regula la velocidad de absorción de azúcares y colesterol. En presencia de fibra la velocidad de absorción de glucosa puede disminuir hasta en un 50%; este hecho constituye la base para su uso clínico en el tratamiento de la diabetes insulino-dependientes tipo I y para el tipo II (insulino no dependientes)

Bien. Sobre la receta he visto algunas variantes pero yo personalmente me quedo con lo más sencillo. Utilizaremos solamente agua y almendras, y la proporción será a gusto del consumidor, según queramos que quede de concentrada. Para mi resulta bien la proporción de 25 almendras por cada ½ litro de agua.

Ponemos las almendras en agua caliente durante un buen rato para poder pelarlas bien, yo es que personalmente me gusta comprarlas así con la piel, pero si no, podéis ahorraros este paso.

Posteriormente echamos las almendras ya peladas en el agua que vamos a utilizar para elaborar la leche, y las dejaremos en remojo unas 12 horas. Transcurrido este tiempo trituramos las almendras con el agua de remojo.

Yo en casa tengo una batidora de vaso que al ser mas potente prácticamente no se notan las almendras, pero para ello lo hago de dos veces, primero las almendras con muy poca cantidad de agua, y cuando ya están trituradas añado el resto del agua. Así se consigue antes dejarlo casi totalmente liquido.

Ahora bien, si no tenéis batidora de vaso, también la he preparado primero moliendo las almendras en la picadora para después añadirlas al agua y terminar con la batidora. Lo que ocurre en este caso es que así queda menos molido y puede no gustar a quien le moleste encontrar trocitos al beber.

Pero para todo hay solución; en ese caso debemos colarlo todo por un lienzo para que nos quede la leche totalmente liquida. En el lienzo nos quedará bastante cantidad de almendra molida que no debemos tirar, pues ahí seguimos teniendo gran cantidad de aportes buenísimos para el organismo. Y como existen maneras de aprovechar esos restos del licuado de almendras, para próximos días queda pendiente el publicarlos. Estad atentos!...

Sea de una forma u otra ya tenemos preparada nuestra rica leche de almendras, que como veréis tiene un bonito color muy blanco. Hay que avisar que debemos consumirla pronto, aún cuando la tengamos en el frigorífico.



Podremos tomarla como mas nos guste: con café, cacao, miel, canela, sola..... siempre estará buenísima, y lo que es seguro también es lo bien que sentará al organismo.

Para terminar solo una idea: si queréis, podéis endulzarla al tiempo que molemos las almendras añadiendo unos 3 ó 4 dátiles frescos. Así también queda deliciosa. Y si tomáis la leche de almendras caliente, procurad no hacerlo en exceso para que no pierda propiedades.

Un saludo a tod@s

5 comentarios:

  1. Me alegra leer tu receta, coincide con la que llevo haciedo desde hace unos dias, y no tenía ni idea de como hacer-lo, usando lo lógica llegué a la misma conclusión que tu, gràcias por la información de lo sana que resulta consumir alendras!
    un saludo
    susana.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    HAce unas semanas he comenzado a hacer la leche en casa y la primera vez estuvo genial. Pero las veces siguiente se ha puesto ácido y he tenido que tirarla. Algún Consejo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te envío la respuesta más abajo.
      Estaros pendientes pues pronto publicaremos como hacer leche de avena y, por extensión, de casi cualquier cereal.

      Eliminar
  3. Nos alegra que hayáis empezado con este saludable hábito. Comentar que eso es lo que tienen las cosas caseras naturales, que hay que consumirlas lo antes posible. Nada más terminar al frigorífico y consumir cuanto antes. No obstante, si así lo prefieres, puedes usar sorbato potásico, que se usa como conservante en bebidas. Así te puede durar por más de un mes. Hay que usar cantidades mínimas, en torno al 0,03 %. Más información aquí: http://www.wanglong.us/aplicaciones-del-sorbato-de-potasio/
    Si tienes alguna duda vuelve a escribir. Que pases un buen día.

    ResponderEliminar

Te ruego, querido lector, corrección en tus comentarios. Muchas gracias.