SOPA DE CHAMPIÑONES Y MORRONES


… de comer calentito.

SOPA DE CHAMPIÑONES Y MORRONES.



Está la noche fresca y apetece algo calentito, así que voy a hacer una sopa con champiñones y unos pimientos rojos que asé el otro día.

Usaré como base una receta de cocina para sopas rápidas, que ya es tarde y no quiero entretenerme mucho. Sofrío en trocitos un par de champiñones con media cebolla pequeña.

En cuanto le haya dado unas vueltas le añado un buen chorreón de vino blanco, como un tercio de un vaso de agua, y dejo que se evapore el alcohol.

Como lo preparo para dos personas, le añado dos platos llenos de agua y así me aseguro que no sobrará, que luego anda viajando la sopa de táper en táper. Trituro ligeramente con la batidora para que se vean los trozos, y voy añadiendo las especias según me tropiezo con ellas en el cajón: una pizca perejil seco, media cucharadita de curry, una pizca de ajo en polvo, un poco de ají molido, una pizca de pimienta negra molida, un par de hojitas de laurel…

Espachurro con un tenedor un trozo de los pimientos rojos que tenía asados y lo añado al caldo. Si no tenéis vosotros pimientos asados en casa cuando la hagáis, podéis usar de lata. No darán tanto sabor pero servirá, y podéis añadirle algo del jugo que trae la lata.

En cuanto rompe a hervir, un par de puñados de fideos finitos.

Mientras se va haciendo la pasta de está rápida receta de cocina (ya casi está!), estrello un huevo en un plato, sin cáscara por favor, y lo revuelvo muy poco con un tenedor.

Poco antes de servir hago girar el caldo de la sopa de champiñones y, sin dejar de remover, le añado el huevo semi-batido para que se queden las hebras separadas.

¡Humm!... Que bien sienta al cuerpo…

Que seáis felices.  

SANDWICH OVO VEGETARIANO

... de abrir el apetito.


Sandwich con pan casero realizado en la panificadora, mayonesa con mostaza, tomate, lechuga y huevo al vapor (en sartén chica, chica...).

Buen aprovecho.


PAN CASI CASERO


...de comer sano.

PAN CASI CASERO (I)

Pan hecho en panificadora.
Cuando escribí el artículo sobre el pan casero no imaginé que despertaría tanto interés.

Aunque por otro lado, como dije, es una gran satisfacción el hacer pan uno mismo en un momento en el que se deja todo a un lado, se siente hogareño y, sin prisas ni estrés, disfruta de algo que, en parte, nos devuelve a la niñez, jugando con la masa, manchándonos las manos, sin pensar en otra cosa… y eso la masa lo nota, y los que luego lo comen también.

Pero ese ejercicio de sosiego no siempre se puede hacer.

Si no disponemos de tanto tiempo, pero no se quiere renunciar a saber lo que realmente se está comiendo, se puede recurrir a las panificadoras para hacer pan diario, propio, y sin apenas esfuerzo.

Las panificadoras domésticas se pueden conseguir por precios entre 60 y 100 euros (Cada uno que convierta a su moneda en curso) Incluso estando pendientes de ofertas de  almacenes, más baratas.

Panificadora

Ellas calientan los ingredientes, amasan, fermentan, vuelven a amasar, vuelven a fermentar y hornean. La mayoría además son programables con lo que podemos tener pan recién hecho calentito a la hora del desayuno, cuando paremos a almorzar o al llegar del trabajo a casa para la cena.

Cubeta de amasado y horneado
Nosotros solo tenemos que ponerle los ingredientes; pero advierto que por lo general no hay que fiarse de las recetas que traen los libros de instrucciones de las panificadoras. Puede uno desanimarse si las sigue al pie de la letra. Podrían salirte auténticos ladrillos.

A continuación os pongo una receta para empezar, si es que después de leer este artículo sentís el irrefrenable impulso de salír corriendo a compraros una. Está más que probada y es con la que salió el pan que veis en la foto:

500 cc de agua, mejor entibiada
2 cucharadas soperas de azucar
25 gramos de levadura fresca desmenuzada
700 gramos de harina de fuerza (000)
1 cucharada de postre de sal
1 o 2 cucharadas de aceite

Mejor si añadís los ingredientes tal como os los pongo pues nunca se recomienda que la sal entre en contacto con la levadura antes del amasado.

También comentaros que, si bien podríais poner el agua a temperatura ambiente pues la mayoría de las panificadoras dedican los primeros 20 minutos a calentar los ingredientes, he notado que si ya va el agua un poquito caliente, el pan sube más.

En la segunda parte de este artículo procuraré poneros algunos enlaces donde conseguir panificadoras.

Que seáis felices.

P.S. Al pan de la foto le añadí unas cuantas semillas de lino para facilitar el…

LECHE DE ALMENDRAS CASERA


…de cuidar la salud.

LECHE DE ALMENDRAS CASERA.
(artículo y fotografía enviado por Nieves&Aunt, S.L.)

Leche de almendras casera

Seguramente habrá alguien más que, como yo, no nos sienta bien el tomar leche de origen animal, bien por no tolerar la lactosa o simplemente por no digerirla bien.

En mi caso recurrí a las leches vegetales, concretamente de almendras, y aunque está bastante buena de sabor, no me termina de gustar la cantidad tan exagerada de azucares que traen las ya preparadas, así que he decidido prepararla yo misma.

Y claro, primero una se dedica a buscar información. Y me sorprendí al ver lo sencilla que es la receta y el poco tiempo que se necesita; pero por encima de todo lo que mas me ha sorprendido han sido los beneficios para la salud de esta bebida vegetal (las almendras contienen una gran cantidad de calcio), que añadido al disfrute de prepararlo una misma en casa hacen que sepa deliciosamente. Probadlo.

Aquí tenéis alguno de los beneficios que nos aportan las almendras:

•        A nivel cardiovascular nos beneficia cuando tenemos demasiado colesterol o triglicéridos.
•        Para las personas intolerantes a la leche de vaca o a la lactosa, para los celiacos a quienes los lácteos a menudo tampoco va demasiado bien y, en general, para aquellos que buscan un sustituto de los lácteos.
•        En hospitales es muy útil sobre todo para los postoperatorios ya que la persona necesita alimentos que le nutran pero que sean de fácil digestión. La almendra es de los frutos secos más ricos en potasio, un ión indispensable para el organismo por su papel en el cerebro, músculo, etc. Ideal también para evitar la hiponutrición de esos enfermos ya que también es rica en fibra y remineralizante.
•        La leche de almendras al ser muy pobre en Sodio y rica en Potasio es muy adecuada para casos donde hay pérdida de Potasio: diarreas, vómitos, tratamientos con diuréticos que eliminan potasio. Y para casos donde el Sodio sea un problema: hipertensión arterial o bien en enfermedades donde se produce un aumento de líquido extracelular (edema) como cardiopatías, afecciones renales y cirrosis hepática.
•        En muchos casos de alergias alimentarias si sustituimos la leche de vaca por alguna vegetal, como la leche de almendras, hay personas que notan una gran mejoría.
•        A nivel digestivo nos es de gran ayuda en casos de dispepsias gastro-intestinales, gastritis y como regulador del peristaltismo intestinal.
•        Por su buena relación calcio /fósforo, la leche de almendras es un alimento ideal para diversos grupos de población; por un lado, durante las etapas de crecimiento y adolescencia, donde ambos nutrientes juegan un papel esencial en la formación y remodelación del hueso y por otro lado, en mujeres gestantes o durante la lactación, pues podría cubrir en parte los requerimientos minerales, y personas de edad avanzada, donde una dieta rica en calcio constituye una medida importante de prevención contra el desarrollo de la osteoporosis.
•        Tiene un alto porcentaje de fibra soluble e insoluble con lo cual: protege la pared intestinal, sobre todo a nivel del colon y regula la velocidad de absorción de azúcares y colesterol. En presencia de fibra la velocidad de absorción de glucosa puede disminuir hasta en un 50%; este hecho constituye la base para su uso clínico en el tratamiento de la diabetes insulino-dependientes tipo I y para el tipo II (insulino no dependientes)

Bien. Sobre la receta he visto algunas variantes pero yo personalmente me quedo con lo más sencillo. Utilizaremos solamente agua y almendras, y la proporción será a gusto del consumidor, según queramos que quede de concentrada. Para mi resulta bien la proporción de 25 almendras por cada ½ litro de agua.

Ponemos las almendras en agua caliente durante un buen rato para poder pelarlas bien, yo es que personalmente me gusta comprarlas así con la piel, pero si no, podéis ahorraros este paso.

Posteriormente echamos las almendras ya peladas en el agua que vamos a utilizar para elaborar la leche, y las dejaremos en remojo unas 12 horas. Transcurrido este tiempo trituramos las almendras con el agua de remojo.

Yo en casa tengo una batidora de vaso que al ser mas potente prácticamente no se notan las almendras, pero para ello lo hago de dos veces, primero las almendras con muy poca cantidad de agua, y cuando ya están trituradas añado el resto del agua. Así se consigue antes dejarlo casi totalmente liquido.

Ahora bien, si no tenéis batidora de vaso, también la he preparado primero moliendo las almendras en la picadora para después añadirlas al agua y terminar con la batidora. Lo que ocurre en este caso es que así queda menos molido y puede no gustar a quien le moleste encontrar trocitos al beber.

Pero para todo hay solución; en ese caso debemos colarlo todo por un lienzo para que nos quede la leche totalmente liquida. En el lienzo nos quedará bastante cantidad de almendra molida que no debemos tirar, pues ahí seguimos teniendo gran cantidad de aportes buenísimos para el organismo. Y como existen maneras de aprovechar esos restos del licuado de almendras, para próximos días queda pendiente el publicarlos. Estad atentos!...

Sea de una forma u otra ya tenemos preparada nuestra rica leche de almendras, que como veréis tiene un bonito color muy blanco. Hay que avisar que debemos consumirla pronto, aún cuando la tengamos en el frigorífico.



Podremos tomarla como mas nos guste: con café, cacao, miel, canela, sola..... siempre estará buenísima, y lo que es seguro también es lo bien que sentará al organismo.

Para terminar solo una idea: si queréis, podéis endulzarla al tiempo que molemos las almendras añadiendo unos 3 ó 4 dátiles frescos. Así también queda deliciosa. Y si tomáis la leche de almendras caliente, procurad no hacerlo en exceso para que no pierda propiedades.

Un saludo a tod@s

QUICHÉ DE ESPINACAS Y QUESO

... de comer sano.


QUICHÉ DE ESPINACAS Y QUESO



La receta que os damos hoy es rápida de preparar. Es un plato que tiene muy buena presentación en la mesa; un toque se aire sofisticado si tienes invitados imprevistos de última hora: quiché de espinacas y queso.

Comenzaremos cortando una cebolla mediana en trocitos pequeños y lo sofreímos junto a 2 ó 3 dientes de ajos enteros. Cuando esté ya bien doradita la cebolla le añadiremos 300 gr de espinacas. Si son frescas el sabor es mucho mas intenso, pero también nos sirven las que vienen congeladas. Estas últimas las podemos poner directamente del paquete sin descongelar. Un poquito de sal al gusto y lo vamos rehogando a fuego medio durante unos 10 minutos.

Las espinacas entre otras propiedades inhibe la aparición  de tumores cancerosos, especialmente el cáncer de pulmón. También se ha demostrado que previene la aparición de enfermedades del corazón.

Por su alto contenido en agua son idóneas para dietas de adelgazamiento por ser fácilmente digeribles y ricas en fibra. Son ricas en vitaminas ( A,B C,K y E), potasio , calcio y fósforo. Por su alto contenido en zinc y en ácido fólico resultan muy adecuadas para el embarazo.

Es una planta rica en hierro, por lo que resulta muy adecuada para combatir la anemia.
Son muy adecuadas para el aparato circulatorio por su capacidad de eliminar colesterol, combatir la arteriosclerosis, disminuir la hipertensión y evitar los ataques al corazón.”


Mientras, en un bol aparte batimos 3 huevos, añadimos 100 ml. de nata líquida , 75 gr. de queso ricota o similar  en trocitos y las espinacas rehogadas sin los ajos y lo mezclamos todo bien. Importante no olvidarnos del “toque especial” que le da la nuez moscada, pudiéndole añadir una pizca a la mezcla.

La nuez moscada ha sido utilizada por la medicina China durante siglos como calmante, para bajar la presión arterial y aliviar todo tipo de trastornos digestivos. Se preparan aceites de masajes con nuez moscada para aliviar los dolores en las articulaciones y la inflamación.
La nuez moscada se utiliza normalmente como condimento. Si nos gusta la nuez moscada y se la ponemos frecuentemente a las comidas obtendremos un estímulo en el sistema cardiovascular, reforzamos la concentración, es expectorante, reduce la inflamación de las articulaciones y facilita al hígado la eliminación de toxinas.”


En un molde redondo colocamos una lámina de  masa quebrada, que podemos adquirir en cualquier supermercado (...de momento...), extendemos dentro la mezcla de forma uniforme y… al horno! Eso si, hay que calentarlo previamente unos minutos. Tendremos el quiché en el horno a 175º un cuarto de hora; transcurrido este tiempo cambiamos a  la opción de grill otros 10-15 minutos para que se dore un poco la superficie…

…y listo para comer!

El quiché de espinacas y queso se puede comer templado o a temperatura ambiente, a gusto de los comensales.

Para que no se os pegue la masa quebrada del quiché cuando se  esté cociendo en el horno,  untar la base y las paredes de la bandeja con aceite y después la enharináis bien, luego  podéis poner la masa encima y ya no se os pegará.
 
¡Importante mamás! Ideal para los más pequeños de la casa. No notarán el sabor de las espinacas. Dato a tener en cuenta.

Un saludito a todos.


TOSTÁ DE CECINA


… de picar algo.

TOSTÁ” DE CECINA

Tostá de cecina

Ya vienen…

Ya están aquí…

No hay miedo… es solamente que han venido a buscarme y mi estómago ruge con eco.

Me asomo al frigorífico y agarro lo primero que veo.

Tengo pan casero, pipirrana de tomate, que ya os enseñaré como lo hice, y cecina de ternera.

La cecina es un alimento con un elevado contenido en proteínas de alto valor biológico y bajo contenido en grasa. Tiene un 50% más de proteínas que la carne fresca, pero un bajo valor energético, lo que la convierte en la ayuda ideal para el control de peso y del colesterol. Presenta innumerables beneficios para una dieta equilibrada y sana como consecuencia de su alto contenido de ácido oleico y proteínas y su bajo contenido en sal.
“La cecina es un producto procedente de las piernas traseras del ganado vacuno y su elaboración es consecuencia de la sabia combinación de una serie de elementos: Tierra, Agua, Viento, Fuego y Tiempo”.
  
Mientras se tuesta el pan, corto la cecina como si quisiera ver a través de ella, pues es así como mejor sabe.



Extiendo con una cucharita un poco de pipirrana por la tostada, pongo unos filetitos de cecina y riego todo con un chorreón de aceite de oliva. De lujo.

Esta vez me dio tiempo a hacer la foto…Ah!, y esta merienda tiene otra cosa de especial… La cecina es también casera!...

Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otro momento…

Que seáis respetuosos.