CUIDADO CON EL GLUTAMATO MONOSÓDICO.


…de cuidar la salud.

CUIDADO CON EL GLUTAMATO.

Sal de glutamato (Creative Commons)

Seguro que muchos de nosotros hemos experimentado el hecho de que al poco tiempo de una más o menos (generalmente más…) abundante comida en un restaurante de tipo asiático, tenemos nuevamente hambre. Quizás incluso a la escasa hora y media, dos horas, estamos como si no nos hubiésemos llevado al estómago esos dos rollitos de primavera, el plato de arroz tres delicias, los tallarines con bambú y setas, las alitas en salsa agridulce, el chop-suey de ternera, etc. Ahora sabréis el porqué.

El glutamato monosódico es una sal del aminoácido ácido glutámico, que está presente  en muchos alimentos, tanto de origen vegetal como animal. Entre sus características se encuentra el ser fuente de energía para el intestino.

El glutamato monosódico estimula receptores específicos de la lengua produciendo un gusto esencial que se conoce con el nombre de umami, que significa "gusto sabroso" en japonés. 5 Estudios psicofísicos han evidenciado que el umami es un gusto independiente de los cuatro gustos esenciales, dulce, amargo, salado y agrio. Hoy se reconoce como el quinto gusto. (Wikipedia)

Por estimular los receptores de la lengua, tiene un gran valor comercial para las industrias relacionadas con la alimentación, ya que potencia el sabor de dulces, carnes, pescados, golosinas, … Difícil es encontrar algún producto preparado de esas características que no lo lleve.

Tan ingente demanda llevó hace años también a una enorme producción de sintetización industrial.

El Doctor Robert Ho Man Kwok asoció, a finales de los 60, su consumo a síntomas como dolores de cabeza, reacciones alérgicas, taquicardias, etc. lo que se denominó el “SINDROME DEL RESTAURANTE CHINO”, debido al habitual uso de esa sal en sus platos.

También parece demostrado que desarrolla el apetito de forma “voraz” según pruebas realizadas en laboratorio. Tal es así que en algunos casos se usa en comidas para ancianos con problemas de inapetencia.

Es fácil por tanto sospechar que el que muchos alimentos, sobre todo los denominados “snacks” o aperitivos, como por ejemplo bolsas de patatas fritas, lleven el glutamato monosódico entre sus ingredientes, lejos de ser una inocente forma de que sepa mejor, sea para crear en el consumidor ansia por seguir comiendo.

No en vano también se señala al glutamato monosódico como una de las causas del aumento de la obesidad. Dejar de consumirlo ayuda en las dietas de adelgazamiento.

Aquí tenéis una serie de vídeos que tratan del tema:


Excitotoxinas: el sabor que mata. (1/4)


Excitotoxinas: el sabor que mata. (2/4)


Excitotoxinas: el sabor que mata. (3/4)


Excitotoxinas: el sabor que mata. (4/4)

                                                                                   
Si tenéis más información al respecto dejar vuestros comentarios para los otros lectores.

Cuidaos. Un saludo a todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te ruego, querido lector, corrección en tus comentarios. Muchas gracias.